Nuestra alma no tiene límites.


Aprendemos de cada instante, solo así podemos crecer y evolucionar viviendo en un cuerpo humano donde rigen los paradigmas creados por una mente que empezó a desarrollar un idioma, una cultura, una costumbre, una religión, y un estilo de vida.

6 views0 comments